Noticias‎ > ‎

La Jornada de Formación de Alborear en la prensa

publicado a la‎(s)‎ 23 nov. 2011 10:10 por Radio Abierta Sevilla   [ actualizado el 23 nov. 2011 10:11 ]
Tras la exitosa Jornada de Formación y Sensibilización del pasado sábado en la Parroquia San Pío X, la prensa de Sevilla se ha ocupado de difundir el buen trabajo de la Asociación Alborear. En el siguiente artículo del Diario de Sevilla, realizado por Francisco Correal, se describen algunas de las ideas más interesantes que los vecinos e invitados aportaron durante la jornada:
 

Él quiere tener un millón de amigos

Cada día circulan por las redes sociales tres millones de fotos · Los menores pasan una media de ochenta minutos diarios en el Tuenti · Internet es mundial, pero las legislaciones son diferentes


Belén Moreno Albarracín tiene 16 años y estudia primero de Bachillerato en el instituto Valle del Azahar de Cártama (Málaga). No pertenece al 30% de menores usuarios de internet que alguna vez han facilitado su número de teléfono, al 16% que ha dejado su dirección a través de la red ni al 14,5% que han concertado por esa vía una cita a ciegas. Tiene 16 años y es una autoridad en la materia: "Las redes sociales están bien para contactar con los amigos, pero no para hacer amigos".

A su lado, en el salón de actos de la parroquia San Pío X, en las Letanías, la alumna malagueña tenía en la mañana lluviosa de ayer a un informático, David Roche (Madrid, 1971), responsable de Contenidos para Menores del portal Protegeles.com, y a un policía, Eduardo Pascual (Cádiz, 1971), jefe de Grupos de Delitos Telemáticos del Cuerpo Nacional de Policía, que no hicieron sino desarrollar con argumentos la nueva realidad que ofrecen las redes sociales.

"La gente no sabe qué es internet", dice Eduardo Pascual, "internet son millones, todo el mundo puede conectarse a la vez, no sólo unos con otros, sino muchos a la vez. Y muchas veces no sabemos con quién estamos hablando". Lo dijo en una ocasión Noam Chomsky: "Se nos olvida que al otro lado de internet no hay nadie". O si lo hay, no es trigo limpio. "A veces no es el que dice ser", indica David Roche, que trabaja en este portal de menores que atiende denuncias o demandas relacionadas con pornografía infantil, anorexia y bulimia, seguridad en la web y ciberacoso.

Las redes sociales plantean nuevos retos. Uno de ellos, aparentemente obvio, lo plantea Asunción Morilla, moderadora de este debate en representación de la Asociación Alborear. "Las redes sociales no son tan sociales. No le dan poder al usuario, sino a la propia red". Las cifras hablan por sí solas: cada día circulan por la red, en sus diferentes formatos, tres millones de fotografías. Cada menor dedica noventa minutos al día a estar en Tuenti, soporte que ha ido sustituyendo a Messenger.

Esta nueva realidad invierte y subvierte los cánones del aprendizaje renacentista. "Hemos llegado demasiado tarde a las redes sociales", admite el representante policial. "Nuestros hijos saben más de internet, pero nosotros tenemos más experiencia", apunta el informático de Protégeles.com. Los menores se sitúan en la vanguardia de su uso, "muy por delante del mundo adulto", se dice en un informe de la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, organizadora de estas jornadas de Formación y Sensibilización. "Y Evangelización", apostilla Emilio Calderón, el párroco de Pío X.

Es un mundo con tan variadas consecuencias -salud, rendimiento escolar, relaciones familiares- que sólo se puede abordar desde un prisma multidisciplinar. "Cada vez que recibimos una denuncia", dice David Roche, "se pone en marcha un equipo integrado por un informático, un psicólogo y un abogado". En otra esfera está el policía, que admite una limitación fundamental. "Internet es mundial, las leyes no". De hecho, Tuenti es español y Facebook tiene su central en Palo Alto, California. El debate resultó vivo y apasionante, una auténtica jornada de reflexión. Intervinieron José Chamizo, Defensor del Pueblo Andaluz, el psiquiatra Jaime Rodríguez Sacristán, madres, docentes y Óscar Uwitonze, un cura ruandés que está de coadjutor en Utrera y estudia Derecho Canónico en Salamanca. Aunque Roche matizó que las redes sociales más aceptadas no permiten el acceso de menores de catorce años, no hay medios para certificar la edad. "Para eso están los padres", dice el perseguidor de los delitos telemáticos. "La familia no puede trasladar esa responsabilidad al Defensor del Pueblo ni a la Policía. No puede haber un policía en la habitación del niño a las doce de la noche". La voz de alarma la dio un profesor: "Tengo alumnos con nueve y diez años, tienen Tuenti y no lo entiendo. Se lo han hecho sus hermanos mayores".

Las redes se popularizan por una doble vía. "Han aglutinado todo lo que antes estaba fuera y todo el mundo puede ser productor de contenidos", según David Roche. Todo ello mezclado con "una falsa sensación de anonimato" porque a una cierta edad "se sienten fuertes, casi inmortales". Amigos, la palabra clave en la exposición sin papeles de Belén Moreno, es fundamental en esta historia. "Te crees más cuantos más amigos tienes". El millón de amigos de la canción de Roberto Carlos. El policía dice que internet "no es el demonio", el informático también defiende el buen uso de la herramienta y la bachiller malagueña, escéptica ante sus virtudes, reconoce su valor didáctico: "La gente de mi edad se aburre con los libros y parece que con los ordenadores se animan más, lo asocian con el tiempo libre".
 
Francisco Correal. Diario de Sevilla.
 
Comments